Minicuna Colecho, LEA ESTO ANTES DE COMPRAR!

Minicuna colecho: la forma más segura de dormir junto a su bebé

La necesidad de los padres de estar cerca de sus bebés en horas de la noche y los riesgos que conlleva dormir junto a ellos, hace que surjan las minicunas de colecho. Aquellas camitas en las que uno de sus lados se desliza hacia abajo, de manera que pueda unirse a la cama de los adultos. De esta manera los padres y el infante puedan compartir la habitación de forma separada. Este tipo de minicuna es ideal hasta los 8 meses, cuando los infantes serían pasados a una de tamaño convencional.

Características de una Minicuna Colecho

  • Debido a su tamaño reducido, puede ingresar a cualquier habitación o en otro lugar de la casa en donde se requiera tener cerca al bebé. Algunas minicunas tienen ruedas, por lo que se facilita su traslado.
  • Posee un sencillo y seguro sistema de amarre a la cama de los padres, por lo que es fácil de colocar. Gracias a esto, y a sus correas de aproximadamente 4 metros de largo, puede estar también junto a muebles.
  • Tiene una superficie firme. Su colchón, además de ser antiácaros, es almohadillado, resistente y duradero. Goza de un lateral de malla, que permite el flujo de aire interno y una mayor vigilancia del niño. Ambos elementos son desmontables y lavables.
  • Al subir el lateral ajustable, puede usarse como cuna independiente de la cama de los padres.

¿Por qué comprar una minicuna de colecho?

  1. Al estar bien ajustada a la cama de los adultos, la minicuna de colecho ayuda a evitar posibles accidentes. Así no existe peligro de caída del bebé y además, proporciona tranquilidad a los padres debido a que no corren el riesgo de, sin percatarse, asfixiar o aplastar a los niños al dormir. Al mismo tiempo, los adultos pueden notar con mayor facilidad algún inconveniente de salud en el infante.
  2. Facilita y regula la lactancia materna nocturna así como el descanso de la madre, ya que al despertase por la noche, esta no se dirige a otra habitación para alimentar al bebé, sino que lo tiene a su lado.
  3. Aminora la duración y frecuencia de los llanos del niño, ya que al encontrarse cerca de los padres, obtiene rápidas respuestas. A causa de esto, el bebé solo se despierta para comer, descansando así durante más horas. De esta forma, permite sincronizar su sueño con el de su madre.
  4. Al compartir un espacio cercano con sus padres al descansar, la minicuna de colecho fortalece el vínculo afetivo entre estos y su bebé. Acción que brinda seguridad en el infante, por lo que disminuye su llanto, aumenta su tranquilidad y colabora en la conciliación del sueño.

La práctica del colecho en sí es beneficiosa para el niño siempre y cuando él se encuentre en una minicuna, ya que esta proporciona la distancia justa entre los padres y el bebé, de forma tal que ninguno de ellos corra algún tipo de riesgo.