Gafas de Sol Para Bebés Lea Esto Antes De Comprar!

Gafas de sol para bebés

La exposición constante a los rayos del sol puede provocar reacciones a corto y largo plazo. Las quemaduras en la piel y los daños a la retina son los más comunes. Es necesario tomar las medidas necesarias para la protección. En el caso de los bebés, el cuidado debe ser mayor, ya que sus sentidos son más sensibles durante el proceso de desarrollo.

¿Qué son gafas de sol para bebes?

También se conocen como lentes oscuros. Como lo indica su nombre, son gafas o lentes cuyos cristales son ahumados u oscurecidos, cuyo objetivo es proteger la vista de la luz directa y molesta.

Se empezaron a usar en los jueces chinos en el siglo XII. Un dato curioso es que, en este momento,  no se utilizaban para proteger la vista. Su uso era para ocultar la expresión de estos personajes, con el fin de evitar expresiones faciales que evidenciaran  el veredicto final.

Hoy en día el uso de estos lentes polarizados es muy común. Las personas los utilizan para proteger su vista, y evitar molestias por la luz solar.

¿Por qué los lentes de sol son importantes para bebés?

Los niños, a comparación de los adultos, poseen mayor sensibilidad en sus ojos. Su pupila es considerablemente más grande y el porcentaje de melanina en su iris es menor.

Antes de cumplir su primer año de edad, el 90% de los rayos UVA y aproximadamente el 50% de los rayos UVB tienden a alcanzar y afectar la retina.

Además, los lentes polarizados cubren y protegen la piel que se encuentre alrededor de sus ojos.

¿Por qué se deben comprar gafas de sol para bebés?

Los bebés, antes de cumplir sus 12 meses de vida, no deben ser expuestos al sol. Por lo tanto, en esa etapa no es necesario colocarles este tipo de lente.

Sólo el 2% de la población infantil usa gafas de sol, a pesar de los riesgos a los que están expuestos.

El sol puede generar la aparición de cataratas tempranas y cegueras precoces.

Es necesario que los padres garanticen las revisiones visuales, al menos, una vez al año.

Los médicos recomiendan que, una vez cumplida la edad mínima, sea conveniente que los niños usen gafas, siempre y cuando la exposición sea “normal”.  Puede complementarse usando crema con factor de protección solar y una pequeña gorra o sombrero.

La frase más común en estos casos es “Conviene ser previsor y pecar por exceso, no por defecto».

Factores a considerar para elegir las gafas perfectas

  • Lo más recomendable es ir a ópticas de confianza, donde sea segura la calidad y garantía de las gafas.
  • Consultar a un especialista experimentado que estudie las necesidades del pequeño.
  • Se debe pedir las gafas que posean mayor nivel de protección contra los rayos solares.
  • La montura debe ser resistente y flexible. Los bebés tienden a jugar con ellas, así que lo más seguro es que terminen en el piso más de una vez.
  • Los materiales deben ser antialérgicos y suaves con la piel del niño.