Compras online: PSD2 aumenta la confianza de los consumidores

La nueva regulación europea ha venido a aportar mayor seguridad y transparencia a los pagos electrónicos. Con sólo unos meses en vigencia, ha generado mayor confianza a los consumidores y reducido las posibilidades de fraudes. Aquí explicamos en qué consiste y cuáles son sus beneficios.

Cuando la tecnología y la legislación se unen, el resultado puede ser enormemente beneficioso. Un ejemplo de ello es la nueva regulación europea PSD2, vigente desde septiembre de 2019, que ha aportado una necesaria cuota de seguridad y fiabilidad a las compras en comercios electrónicos. 

El primer Payment Service Providers o PSD (en español: Directiva de Proveedores de Servicio de Pago) había sido creado en el 2007 y por lo tanto, resultaba limitado ante el crecimiento exponencial del mercado electrónico. La nueva versión de esta regulación conocida PSD2, ha eliminado intermediarios entre comercio, consumidor y banco, por lo cual los pagos son más seguros y menos vulnerables al fraude

 

En un mundo donde el comercio electrónico gana terreno, la actualización de este tipo de regulaciones se traduce en un aumento de la confianza por parte de consumidores y usuarios. Y eso es, precisamente, lo que ha logrado PSD2.

Beneficios para comerciantes y consumidores

Pero las ventajas de esta nueva regulación, no solo atañen al comprador. PSD2 nivela el terreno de juego entre proveedores de servicio de pago y países, con medidas iguales para todos y en definitiva, genera un mercado más saludable, capaz de brindar más y mejor alternativas.

 

El beneficio más significativo para los consumidores es que las opciones de pago digitales se han vuelto mucho más seguras. Además, gracias a esta regulación, es posible prevenir transacciones fraudulentas, al no existir intermediarios y requerir una autenticación reforzada.

 

Esta segunda directiva de servicios de pago, tiene también una reducción en los plazos de respuesta de los bancos ante una reclamación. Anteriormente, las entidades bancarias tenían un plazo de dos meses para responder a la misma. Ahora, ese período se ha fijado en 15 días hábiles.

Procesos de compra más simples y seguros 

En atención a las estipulaciones de PSD2, los bancos se encuentran trabajando en generar estándares para nomenclaturas, protocolos de acceso y autenticación, con el fin de hacer aún más fácil y confiable el proceso de pago para sus clientes.

Como resultado de todas las medidas implementadas, las compras online en la Unión Europea han recibido el empujón que faltaba para posicionarse como la tendencia imperante de consumo.